• Posted

Declaración institucional con motivo de la celebración en Madrid de la 25ª conferencia de las partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático

La Asamblea de Extremadura, en representación de toda la sociedad extremeña, con el acuerdo de todos los grupos políticos de la Cámara, muestra su compromiso con el desarrollo sostenible y la lucha contra el cambio climático.

Hacer frente a la crisis climática es uno de los grandes retos al que nuestro planeta y quienes lo habitamos tenemos que dar respuesta con celeridad. Nos incumbe a todas y a todos porque supone una amenaza a nuestra forma de vida y a nuestro bienestar.

La Asamblea de Extremadura es consciente del impacto que el cambio climático está provocando y continuará provocando, sino tomamos medidas en el planeta, y por tanto en nuestra región, ya que el cambio climático no entiende de fronteras. La ONU nos avisa reiteradamente de que estamos en un momento crucial, dado que los efectos perjudiciales del cambio climático se están generalizando y agravando. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha constatado que el calentamiento del sistema climático es inequívoco, y tiene una clara influencia humana, como avala la comunidad científica

Por todo ello, esta institución se muestra partidaria de implementar medidas urgentes que nos permitan reducir y paliar las consecuencias aún más negativas que de esta situación se puedan derivar en el futuro. Tenemos que dar a este problema la dimensión y atención que merece.

Ante la crisis climática es tiempo de actuar a todos los niveles, colocando a Extremadura en vanguardia de esta causa.

La Asamblea de Extremadura asume este desafío como propio al entender que desde las instituciones se deben promover medidas eficaces para trabajar contra la emergencia climática en todos los ámbitos, en el de la transición energética, la mitigación y también en el de la adaptación que, en su conjunto, potencien la resiliencia de la región.

Este posicionamiento quiere ser ejemplo para el conjunto de la sociedad civil extremeña que se ha manifestado en numerosas ocasiones concienciada y exigente con este objetivo global. La sociedad extremeña que se viene pronunciando partidaria del respeto al medio ambiente y favorable al desarrollo de las energías limpias, al autoconsumo energético, y a la movilidad sostenible.

La Asamblea de Extremadura considera que las políticas públicas regionales tienen que asumir el principio de responsabilidad compartida y estar estrechamente alineadas de manera integral y transversal con los objetivos de España a través del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, con los de la Unión Europea a través de la Estrategia Acción para el Clima para conseguir una economía neutra en carbono en 2050 y, asimismo, con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

Nuestra región debe posicionarse en primera línea frente a la crisis climática. Debemos aplicar los recursos y los esfuerzos necesarios para implementar soluciones viables, que pongan freno al cambio climático, una prioridad que tenemos que contemplar como una oportunidad y una palanca para el crecimiento sostenible de nuestra economía, para el desarrollo de nuevas actividades productivas y la generación de empleos de calidad.

Contamos a favor con un factor determinante como es la conservación de nuestra biodiversidad y la notable preservación de nuestro medio natural que garantiza la presencia de importantes sumideros de carbono.

Sectores productivos como el transporte, la industria o el agropecuario tienen que dar pasos decididos hacia una transición ecológica y energética que también debe tener en los hogares extremeños y en sus hábitos de consumo sostenibles otro de sus pilares fundamentales. Las actuaciones en estos ámbitos deben acompañarse de políticas energéticas y de I+D que sirvan de revulsivo.

En este camino, en el que Extremadura debe transitar desde una economía lineal a una circular sostenible y socialmente inclusiva en la que predominen actuaciones productivas bajas en emisiones, las personas afectadas deben contar con los necesarios mecanismos compensatorios para que sea social y económicamente justa. La democracia y la justicia deben ser los vectores de todas las medidas que se apliquen y la ciudadanía debe ser el motor del cambio formando parte activa de la solución.

La Asamblea de Extremadura suscribe esta Declaración instando a agentes privados y al resto de las administraciones presentes en la región a que se tenga en cuenta la perspectiva del impacto del cambio climático en el diseño y aplicación de sus políticas y actuaciones. Asimismo, incide en la necesidad de reforzar las acciones de educación, concienciación y sensibilización ciudadana, en especial, en edades tempranas.

Combatir el cambio climático implica construir un mundo sostenible para todas y para todos, lo que exige que la comunidad internacional trabaje de manera coordinada y urgente. Dado que los próximos años son cruciales, la cumbre del COP25 debería alcanzar acuerdos más ambiciosos, que materialicen con mayor contundencia los compromisos del llamado Acuerdo de París de 2015.

Con esta Declaración, la Asamblea de Extremadura se une a las instituciones, colectivos sociales, académicos y científicos preocupados con el cambio climático y muestra su decisión firme de trabajar contemplando la perspectiva del impacto climático.